Encuentros con escritores

Veleros, de Anacanta
Poetas mujeres en en Instituto Francisco de Orellana - Feria del Libro 2016

Ivo Andric
“Rifka era la hija del viejo Papo, un judío que cincuenta años atrás había llegado desde Sarajevo como pobre vidriero y en aquel momento era el primer patrón y comerciante de la villa. Sin haber llegado a cumplir los dieciséis años, la niña ya no podía cruzar el bazar con tranquilidad. Daba igual cómo caminara, todo en ella temblaba, vibraba, se balanceaba: el vestido, los senos, el cabello. Y los jóvenes tenderos, que siempre han de tener una pollita de este género (cuando una se casaba, otra crecía para tomar el relevo), levantaban la cabeza del trabajo, piaban, tosían y se avisaban unos a otros. Danilo, el carnicero, gritaba y arrancaba con los dientes una astilla del marco de la puerta de la tienda, y los clientes, la boca llena de hígado frito, reían y aplaudían. Y Murat Bektas, junto al brasero, sólo huesos y pellejo, inmóvil y arrobado, se limitaba a seguirla con los ojos.”
IVO ANDRIC (Bosnia-Herzegovina, 1892 – Belgrado, 1975): “Amor en la ciudad” (fragmento)


Resultado de imagen de ryunosuke akutagawa En el bosque  (Varios personajes cuentan la misma historia)
Con Ryunosuke Akutawaga (Tokio 1892 -1927) 

 (1957)


Con Silvia Gallego (Madrigalejo, 1980) en su Bosque marlunado






 Con José Luis Piquero (Mieres, Asturias, 1967) en su Guarida de Caín








Con José Manuel Álvarez (Léon) desde sus mini-novelas gráficas El honor del griego y Vida de cadáveres.










Con Javier Margano desde La hora del lobo y su Narciso.








Con Natalia Litvinova que nos hace ver el cuadro Homicidio en la casa de  Jakub Schikaneder.




Con Enrique Cabezon que nos enseña a escribir tachando, desdiciéndose, fagocitando lo escrito.



poeta rumano

Nichita Stănescu 

Breve antología de la poesía rumana contemporánea, en Letralia

  Dime, si un día te agarrara

y te besara la planta de tu pie

¿no es verdad que, después,

acabarías cojeando un poco

por miedo a no desbaratar mi beso?

 

Con Carmen Camacho

He encontrado este texto Niño y trompo de Carmen Camacho en La Otra Revista y tiene tanta frescura, atrapa de manera tan gozosa lo real cotidiano que no he podido resistir la tentación de dejarlo caer aquí, como al descuido.

Carmen Camacho en Renglones zurdos


Esther Giménez en  Antonio Miranda






Con Esther Giménez
Pues como que no me apetece nada nada
Pues como que nada me apetece nada no
Pues nada como que no me apetece nada
Pues nada, como que no me apetece nada
Pues no, que nada como nada me apetece
Pues como que nada nada, no me apetece
Nada nada pues que no como me apetece
Como pues no nada que nada me apetece
Apetece como nada pues que no me nada
Que nada pues nada no como me apetece
No nada nada pues que me apetece como
Me como pues nada apetece que nada no

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada