Gatos

Mientras nos sumergíamos en La Casa de la Vida se nos colaron por la ventana todos estos gatos. Han llegado dispuestos para quedarse y con insistencia maúllan desde las páginas. En  gatuperio insolente reclaman consistencia, vida, palabras. Aquí los dejo, a ver si su maullido se transforma en historias de vuestras manos.

gatuperio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada